¿Coche senior? Apuesta por el mantenimiento responsable para evitar problemas

¿Conduces un coche que tiene más de diez años de vida? Son muchos los automovilistas que están al volante de coches ‘senior’.

De hecho, se calcula que en 2020 el 65% de los vehículos que circulen por nuestras carreteras tendrán más de una década de vida, según estimaciones de Faconauto (Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción).

El principal problema de los coches ‘senior’ es que, dada su fecha de fabricación, es muy posible que no cuenten con ciertos avances y ayudas tecnológicas que han ido apareciendo en momentos posteriores. Eso los convierte en vehículos menos ‘seguros’ con respecto a automóviles más jóvenes. Por ejemplo, según datos de la DGT, en 2016, los vehículos implicados en accidentes con víctimas mortales tenían una antigüedad media de 13,6 años.

Y, sin duda, ésa es una buena razón para pensar en el cambio.

Además, suelen ser más contaminantes, presentan cifras de consumo más elevadas y, con el panorama actual, se ven más afectados por las restricciones de circulación en episodios de alta contaminación.

Por otro lado, diversos estudios han detectado un problema grave: los propietarios de coches de más de diez años, tienden a descuidar el mantenimiento del vehículo. Por dejadez, por no querer invertir dinero en un coche viejo…

La realidad demuestra que hay que ocuparse del mantenimiento del vehículo, tenga éste la edad que tenga… Pero cuantos más años tiene el coche, más es necesario su mantenimiento.

La edad es un factor que influye también en la posibilidad de sufrir una avería. Por tanto, los coches de más de diez años, especialmente aquellos a los que no se les está haciendo el mantenimiento, tienen muchas posibilidades de sufrir averías.

Algunas de las averías más frecuentes en vehículos ‘senior’

  • Problemas en el embrague
  • Correa de distribución (recuerda que, si no se sustituye anticipadamente) puede dañar el motor)
  • Problemas y pérdida de eficacia en el sistema de frenado
  • Deterioro de sistemas de seguridad (el airbag caduca, los anclajes de los cinturones pueden no estar al 100%...)
  • Fisuras y problemas en el sistema de escape
Claro que éstos son sólo algunos ejemplos. Las averías que puede sufrir un coche están íntimamente relacionadas con el mantenimiento. Si hemos sido cuidadosos en ese aspecto, las posibilidades de avería se reducen. Mientras que si hemos ignorado el mantenimiento y nos hemos saltado las revisiones, estamos más expuestos a que el vehículo sufra más averías y seguramente más costosas.

Aprende aquí cuál es la diferencia entre el mantenimiento preventivo y el mantenimiento correctivo.

Así que tenga la edad que tenga tu coche, hazlo revisar en tu InterTaller de confianza al menos una vez al año. ¡El coste de la revisión te puede ahorrar muchos problemas y disgustos!