¿Sabes revisar de manera correcta la presión de los neumáticos?

Muchos conductores circulan con la presión de los neumáticos alta o baja, sin ser conscientes de los riesgos que esto implica. Algunos ejemplos:

  • Aumenta la distancia de frenado
  • Aumenta el riesgo de reventón
  • Pérdida de estabilidad del vehículo
  • Pérdida de adherencia

Revisar la presión de los neumáticos una vez al mes es un estupendo hábito que te proporciona varios e importantes beneficios:

  • Aumenta tu seguridad
  • Alarga la vida útil de tus neumáticos
  • Te ayuda a detectar problemas a tiempo y a evitar que esos problemas se transformen en averías.

Consejos para revisar la presión de los neumáticos

Antes de ponerte manos a la obra te aconsejamos localizar el dato de cuál es la presión que el fabricante recomienda para tu coche. Esta información la puedes encontrar en el libro de mantenimiento del coche y habitualmente en el perfil de la puerta del conductor (aunque esto depende del fabricante y modelo).

Una vez tengas clara cuál es la cifra correcta, necesitarás un lugar con manómetro. Lo más frecuente es hacer esta operación en una gasolinera o estación de servicio, donde suelen disponer de manómetros (aunque no en todas las estaciones son gratuitos). Además, si necesitas ajustar la presión también podrás hacerlo en la propia gasolinera.

Hay que recordar que la presión de los neumáticos se debe revisar y ajustar siempre en frío; si no, podríamos obtener información incorrecta.

Recuerda hacer esto una vez al mes. Si detectas irregularidades, desgaste prematuro o cualquier detalle anormal no te la juegues y acude cuanto antes a tu InterTaller de confianza.