Consejos para evitar que a tu coche sufra un ‘golpe de calor’

Estamos en esos meses del año en que las posibilidades de sufrir un golpe de calor, si no tenemos cuidado, se incrementan.

Especialmente en esos días en que se producen las temperaturas más elevadas, recibimos numerosos consejos sobre cómo evitarlo: resguardarnos a la sombra, evitar hacer deporte en las horas del día, llevar ropa cómoda y fresca, hidratarnos bien…

Pero, ¿has pensado alguna vez que tu coche también puede sufrir lo que solemos identificar como golpe de calor?

Sí, el ‘calentón’ es uno de los grandes peligros del coche en primavera y verano.

Y es que los vehículos sufren, y mucho, en la temporada de altas temperaturas.

El mantenimiento del coche: más vale prevenir que curar

Las consecuencias de un calentón en el coche pueden ser realmente graves, llegando incluso a daños importantísimos en el motor.

Por eso, como siempre, la clave es prevenir. Es decir, poner a punto el coche para que esté en plena forma y pueda resistir sin peligro el calor.

Puntos básicos de mantenimiento del coche frente a las altas temperaturas

Lo primero es revisar que el sistema de refrigeración del vehículo responde de manera adecuada. Y para ello es conveniente revisar con frecuencia el nivel del líquido refrigerante / anticongelante. Basta con comprobar que el líquido está a nivel y si vemos que está por debajo de la marca hay que rellenar. Es una operación bastante sencilla, para la que hay que tener en cuenta tres cosas cosas:

  • es muy importante elegir un refrigerante / anticongelante adecuado para nuestro modelo de vehículo
  • la comprobación debe realizarse con el motor en frío
  • y, en el caso de que veamos que el nivel baja con frecuencia, habrá que acudir al taller para ver si hay alguna fuga.

También es muy aconsejable hacer revisar en tu InterTaller de confianza el estado del radiador y la bomba, así como el aire acondicionado y, en general, el sistema de refrigeración, como comentábamos antes.

Un problema en ese sistema puede implicar una incorrecta refrigeración del motor que termine en una desagradable (y cara) avería.

Otro de los componentes que sufren mucho con las altas temperaturas son los neumáticos. En su caso, más que un calentón el riesgo es de ‘reventón’ si no están en buena forma.

Por eso, te conviene chequear su estado (nivel de desgaste, que no haya deformidades, presión) y procurar poner en práctica una conducción más suave, evitando frenazos y acelerones. Igual ocurre con el sistema de frenada.

Por todo ello, el comienzo del verano es un momento más que perfecto para hacer la revisión general del coche, si aún no la has hecho. Sobre todo, si piensas realizar excursiones y viajes más o menos largos durante el verano. No te la juegues: en InterTaller te ayudamos a conducir más seguro. ¡Te esperamos!