El embrague de mi coche patina, ¿qué debo hacer?

¿Has notado que cuando aceleras suben las revoluciones del motor, pero el coche no responde según lo esperado? Las revoluciones del motor aumentan, pero no ocurre lo mismo con la velocidad del vehículo. A esta situación se la describe como que ‘el embrague patina’. Y suele implicar problemas en el embrague.

Si nos ocurre este problema cuando estamos en carretera, debemos reducir la velocidad, procurando no pasar de 80km/h en ningún caso y evitando acelerones, y conducir directamente hasta el InterTaller más cercano.

Cuando el embrague patina se suele deber a un desgaste excesivo del disco del embrague o falta de fricción en el pedal.

Puede ocurrir que haya algún problema en el mecanismo del embrague y que haya algún resorte roto o blando, de manera que el pedal no funciona correctamente. O puede suceder que el pedal del embrague esté mal regulado.

También podemos encontrarnos con que el embrague está desgastado. Como todas las piezas y componentes del coche, el embrague tiene una vida útil que depende en gran medida del uso y las condiciones del coche.

Pero si nos encontramos con problemas en el embrague antes de los 50.000km es muy posible que el embrague esté sucio por aceite o grasa. En este caso, no vale con limpiar el disco de embrague, sino que debe ser cambiado.

En todo caso, por tu seguridad, conviene que el coche sea revisado cuanto antes por un mecánico profesional en tu InterTaller de confianza.