Guía de buenos hábitos al volante para diabéticos

Los problemas de salud siempre deben ser tenidos en cuenta a la hora de ponerse al volante, tanto si son un simple resfriado ocasional como, por supuesto, si se trata de enfermedades largas o crónicas.

En este sentido, la DGT recuerda a los diabéticos que son automovilistas de riesgo con mayor probabilidad de sufrir un accidente de tráfico.

Un detalle a tener en consideración. Y es que el 14% de las personas adultas padecerían esta enfermedad, y el 6% de los afectados ni siquiera es consciente del problema.

11 consejos de la DGT para automovilistas con diabetes

  1. Realizar controles antes de iniciar un viaje.
  2. No conducir si los niveles de glucosa son demasiado bajos (consultar al médico el nivel de glucemia seguro para conducir).
  3. Aprender a conocer e identificar los síntomas de hipoglucemia y evitar las circunstancias que lo producen (respetar los horarios de descanso, comida y medicación).
  4. Llevar siempre en el coche alimentos ricos en hidratos de carbono, como galletas, caramelos, zumo de frutas…
  5. Proteger la medicación tanto del frío como del calor.
  6. Extremar la precaución al conducir tras los cambios de dosis o de tratamiento hasta que no tenga controlados los niveles de glucosa en sangre.
  7. Consultar al médico si ha tenido un nivel de azúcar en sangre tan bajo que se ha desmayado, si ha necesitado una inyección de glucagón o si ha tenido muchos incidentes por su nivel de azúcar en sangre.
  8. Realizar siempre controles de glucemia antes de iniciar un viaje y no conducir si los niveles de glucosa son demasiado bajos (consultar al médico los niveles seguros para conducir).
  9. Aprender a reconocer los síntomas de hipoglucemia (como temblor, sensación de hambre, sudoración, palpitaciones...) y evitar la circunstancias que la producen.
  10. No consumir bebidas alcohólicas si se va a conducir.
  11. En viajes largos, mejor ir acompañado. Respetas los horarios de comida en relación con la administración de su medicación. Y hacer pausas frecuentes.

Si eres diabético o conocer a algún conductor que lo sea, recuerda que debes prestar mucha atención a la relación entre conducir el vehículo y la enfermedad. Conocerse y controlar la diabetes es la mejor prevención para evitar riesgos.

Y, por supuesto, al igual que cuidas la enfermedad, cuida tu coche para que él también esté sano. Pon en manos de tu mecánico de cabecera en InterTaller el mantenimiento de tu coche. ¡Te esperamos!