Las infracciones al volante más habituales entre los conductores senior

Con el envejecimiento de la población, el grupo de automovilistas que tiene más de 65 años de edad es bastante numeroso. De hecho, más de 3 millones de personas con más de 65 años disponen de permiso de conducir en vigor en nuestro país. Los mayores de 65 años son el 17% de la población y se estima que para 2050 supondrán ya más del 33%.

Y el debate está abierto desde hace tiempo: ¿hasta qué edad se puede conducir? ¿Son los conductores mayores un riesgo general? ¿O hay que fijarse en la situación individual de cada uno?

La cuestión es que la accidentalidad de los mayores de 65 años resulta ser grave y no parece que la cosa vaya a mejorar.

Para analizar la situación actual el proyecto SAVIMA, Barómetro de Salud Vial en Mayores, elaborado por la Fundación Española para la Seguridad Vial (FESVIAL), ha analizado más de 73.190 accidentes con víctimas (tanto leves, como graves y víctimas mortales).

Del análisis se ha obtenido que esos más de 70.000 siniestros analizados, 55.491 personas mayores estuvieron involucradas.

El estudio revela claramente una evolución al alza en el número de accidentes con personas de más de 65 años implicadas: han paso de suponer el 16,4% del total en 2011 al 23% en 2015. En cinco años no sólo aumentó el número de víctimas, sino también la gravedad de los siniestros.

En su mayor parte, los afectados son hombres (87%) y además los automovilistas varones tienen más del doble de posibilidades de fallecer en el siniestro que las mujeres.

El informe indica que, a mayor edad, menor uso del cinturón de seguridad. Pero ésa no es la única infracción habitual en personas de este grupo de edad.

En resumen, las infracciones que las personas mayores cometen con más frecuencia son:

  • No ponerse el cinturón de seguridad
  • No respetar la prioridad
  • Velocidad inadecuada
  • No parar en el stop
  • No mantener la distancia de seguridad.

Las causas de que esto suceda son variadas.

Por supuesto, no se puede obviar los temas de salud y deterioro físico propios de la edad, pero además se aprecia en los automovilistas mayores otros problemas

  • Desconocimiento de la norma
  • Complejidad de los vehículos actuales
  • Señales ilegibles o poco comprensibles para los mayores

La antigüedad media de los vehículos conducidos por personas mayores y que han sufrido un accidente es de 11.2 años, de acuerdo con el informe.

Por provincias, el mayor riesgo de muerte en accidente de tráfico para los mayores está en Zamora, Navarra y Teruel, mientras que en Madrid, Barcelona y Vizcaya el riesgo es menor.