NOTICIA
29-05-2019

‘Pink Pig’: esta es la historia del Porsche más rosa

El rojo de Ferrari, los amarillos y naranjas de Lamborghini… la historia de la automoción está repleta de colores míticos. Algunos de estos colores forjaron su leyenda a base de victorias en los circuitos, otros, sencillamente, por ser bonitos… Y luego está el Porsche ‘Pink Pig’, que no entra en ninguna de estas categorías, pero que logró ‘colarse’ en la historia de la mítica marca alemana, y cuyo origen es de lo más curioso.

A principios de los 70, los Porsche 917 dominaban las carreras de resistencia y, viendo su éxito, sus rivales directos como Ferrari adaptaron sus principios aerodinámicos para mejorar sus propios resultados. Entonces, Porsche, que vio peligrar su hegemonía, decidió crear una evolución del 917. Para ello, realizó un concurso de propuestas, entre las que estaba la de Anatole Lapine, jefe de diseño de la casa, que vio cómo su diseño se desestimaba en favor de la propuesta realizada por la compañía francesa SERA.

A pesar de rechazar su prototipo, la marca encargó a su jefe de diseño que desarrollara la ‘pintura de guerra’ de su nuevo modelo (bautizado como 917/20), lo que aprovechó Lapine para vengarse. Con la base de la carrocería en fibra de composite desnuda en color rosa palo y con unas formas muy voluminosas, Lapine se dedicó a marcar el coche siguiendo el patrón que siguen los carniceros para despiezar a los cerdos. Una manera sutil (o no tanto) de decir lo que pensaba del coche y que hizo que se ganara los apodos de Porsche ‘Pink Pig’, ‘Big Berta’ o, incluso, ‘Truffle Hunter’ (buscador de trufas, en inglés —es conocida la habilidad de los cerdos para encontrar este preciado hongo).

Porsche causó sensación en las 24 Horas de Le Mans en 1971 con su ‘Pink Pig’, al ser el más rápido en la sesión de clasificación previa a la carrera, a pesar de que el coche no había sido probado anteriormente. Sin embargo, durante la prueba, el 917/20 no pudo rematar la faena, ya que, cuando circulaba en la 5ª posición, se tuvo que retirar poco antes del final debido a un accidente.

Coincidiendo con el 70º aniversario de Porsche, en las 24 Horas de Le Mans de 2018, la marca optó por ‘vestir’ uno de sus 911 RSR con los colores del ‘Pink Pig’. Éste tuvo un final muy distinto al del original, pues logró la victoria final en la categoría GTE-Pro.

No obstante, esta no era la única vez que veíamos el ‘Pink Pig’ en un Porsche. A finales de 2017 la firma creó una serie especial de cinco exclusivos modelos del Porsche Macan para rendir homenaje a algunos de sus coches de carreras más legendarios… y ¡cómo no! no faltaba el tributo a su ‘Pink Ping’ de 1971.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.