NOTICIA
20-11-2018

4 consejos de mantenimiento para conducir más seguros durante la noche o en días muy oscuros

De noche todos los gatos son pardos. Eso dicen. Y es que, con la ausencia de la luz del sol, percibimos el mundo de otra manera. Aunque esto no es exclusivo de la noche: el invierno, con sus días cortos y a menudo grises y lluviosos ofrece peores condiciones de iluminación para los conductores. De ahí que se aconseje esa tenue iluminación de día, que ahora llevan los coches de serie, y que es una gran ayuda para ver y ser vistos.

La estadística lo marca de forma contundente: cuando hay poca luz, y especialmente en horario nocturno, las probabilidades de sufrir un accidente de coche son mayores.

En realidad, mucho tiene que ver con el factor humano. En la oscuridad vemos peor, percibimos peor. Nos cuesta distinguir las formas, los colores y tenemos dificultades en la visión periférica y la profundidad.

Por eso es tan importante adaptar la conducción a las condiciones de iluminación de la carretera.

Las personas, los automovilistas, debemos ser conscientes de esto. Reducir la velocidad, aumentar la distancia de seguridad…

Y no sólo eso. Hay que asegurarse de que el estado del coche es perfecto también para conducir de noche o en condiciones de poca visibilidad. Para ello, te recordamos algunas operaciones de mantenimiento que conviene realizar o por ti mismo o en tu InterTaller de confianza.

Faros a punto: limpios y bien reglados

Los faros son uno de los máximos ejemplos del “ver y ser visto”. No sólo deben iluminar la carretera para nosotros, sino que deben hacernos visibles a los demás… pero sin deslumbrarles, claro.

Para conseguirlo es muy importante que el estado y reglaje de los faros sea el correcto. Es muy frecuente, mucho más de lo que imaginas, que el haz de luz de los faros tenga una altura desigual o incida sobre la carretera de forma incorrecta.

También es necesario que las cubiertas de los faros estén limpias. Si el coche ya tiene muchos años quizás tengas que plantearte un pulido de faros por seguridad.

Espejos retrovisores: limpios y bien colocados

Algo parecido ocurre con los espejos retrovisores. Es clave que estén bien colocados, con la altura y el ángulo adecuados para que podamos ver simplemente girando la cabeza.

Además, un espejo retrovisor sucio también puede devolver reflejos extraños de la luz, distrayendo y deslumbrando al automovilista.

Parabrisas limpio

¿Sabías que las pequeñas manchas de grasa, gotas etc. que hay en los parabrisas pueden ser causa de deslumbramiento por la noche? Igual que en el caso de los espejos, esto sucede por la manera en que incide la luz a través de esa suciedad. Por lo que llevar el parabrisas limpio va más allá de la estética o la higiene: es cuestión también de seguridad.

Faros antiniebla a punto

Contrariamente, las luces antinieblas delanteras no están reservadas para situaciones de niebla. Por supuesto serán de gran utilidad si nos encontramos con niebla en carretera, pero también pueden ser útiles en otras situaciones gracias a que tienen mayor alcance que las luces cortas, pero sin provocar deslumbramientos ya que están en un plano inferior.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.