NOTICIA
13-10-2020

¡Atención al picado de la biela! ¿Qué le puede hacer al motor del coche?

Una definición de este problema es el primer paso para empezar. El picado de bielas y/o autoencendido es el daño producido en las bielas del motor cuando se produce la explosión de la mezcla antes de lo debido y lo hace causada por una relación de compresión alta, gasolina de bajo octanaje, uso de turbocompresor, demasiado avance del encendido o depósitos de hollín, que se forman dentro del motor.

En el ciclo de cuatro tiempos la expansión de la explosión de mezcla de carburante debe alcanzar al pistón cuando este esté en el punto muerto superior o un poco después. Si se produce la explosión antes, durante el periodo de compresión, la explosión tenderá a frenar el motor en vez de ayudar a su giro normal.

Este efecto se percibe como un golpeteo metálico de canicas, y una vibración como si el motor se parara en seco durante un instante y siguiese girando. A veces se percibe como pequeñas explosiones o golpes durante el funcionamiento del motor, sin llegar a ser muy fuertes.

¿Por qué sucede?

Lo más normal es que se deba a un mal ajuste en el punto de encendido: loa chispa salta pronto y se provoca el picado de la biela. Esto es válido para los motores de gasolina no demasiado modernos, pues ahora llevan un sistema de control electrónico de la inyección y no suele ser habitual.

También se puede deber a una mala calidad del combustible, que provoca que explote antes de que llegue a saltar la propia chispa. Los motores detectan ese picado de biela y enriquecen la mezcla para reducir la temperatura en la cámara de combustión y evitar el autoencendido. Si la mezcla es pobre, se eleva la temperatura del cilindro y se puede encender antes de lo que debiera.

También, si las bujías no son las correctas se puede picar la biela ya que acumulan demasiado calor en la de encendido.

En el caso de los motores de gasoil se debe a un desgaste o defecto en los propios inyectores o también a problemas de presión.

¿Cómo podemos percibirlo?

Hay que insistir en que nada más notar algo extraño tenemos que ir a nuestro InterTaller más cercano para que nos solucionen cualquier problema o que la avería no vaya a más.

Actualmente, los motores llevan sensores que avisan al motor de que se produce ese picado y ordena que varíe la mezcla, la presión del turbo o el punto de encendido. Pero si se escuchan unos ruidos metálicos hay que pasar por el taller.

En los modelos más antiguos se puede producir al ir con marchas largas a bajas revoluciones y, de pronto, pisamos a fondo el acelerador. El motor ruge y si se escucha un ruido metálico, como un repiqueteo, entonces hay que cambiar de velocidad para que suban las vueltas y evitar ese picado de la biela. Si el problema persiste, ve corriendo a tu taller de confianza para que te lo solucionen.

En InterTaller trabajamos por tu seguridad. Busca tu taller de confianza más cercano y realiza las pertinentes revisiones del coche para evitar los contratiempos indeseados.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.