NOTICIA
01-04-2019

Cambio hora invierno / verano: ¿afecta a la conducción?

Dos veces al año cambiamos la hora para aprovechar más la luz del sol y optimizar el consumo energético. Al menos, ha sido así durante muchos años, aunque quizás este sistema tenga los días (o los años) contados.

El caso es que en otoño retrasamos el reloj una hora y en primavera adelantamos el reloj una hora, perdiendo una hora de sueño.

De este modo, al ajustar el horario en primavera, “retrasamos” el amanecer y el atardecer para aprovechar más las horas de luz.

Sin embargo, el cambio de hora suele producir bastantes efectos secundarios en las personas, que vemos nuestros bio ritmos afectados hasta que nos acostumbramos al nuevo horario.

Somnolencia y fatiga, principales problemas al conducir relacionados con el cambio de hora

Cuando cambiamos la hora en primavera y adelantamos el reloj (el consabido, a las 2 serán las 3), nos estamos levantando y acostando una hora antes de lo que veníamos haciendo. Esta alteración puede afectar a algunas personas, que pueden tener una sensación pesada, de fatiga y/o sueño y deben extremar las precauciones a la hora de ponerse al volante.

Cuidado con los deslumbramientos al amanecer y atardecer

Otra consecuencia de pasar al horario de verano es que, al retrasar una hora los relojes, al conducir a primera hora del día o última hora de la noche nos podemos encontrar con que los rayos del sol estén muy bajos, dificultando la visibilidad. Contar con unas gafas de sol adecuadas será clave, además de conducir con más cuidado (menor velocidad, mayor distancia de seguridad…) y tener el sistema de iluminación en perfecto estado.

Imagen portada noticia
En www.intertaller.com se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.