NOTICIA
03-09-2020

Cómo poner el coche a punto para la vuelta al trabajo

La llegada de septiembre es sinónimo de vuelta a la rutina. Vuelta al colegio, vuelta al trabajo tras las vacaciones o, en algunos casos, vuelta a la oficina tras el teletrabajo. Este año, la rutina y la Covid-19 traen un mayor uso del vehículo privado.

La puesta a punto es paso clave para asegurar la seguridad vial. Poner a punto el coche permite reducir el riesgo de sufrir accidentes o averías inesperadas en el día a día.

Los conductores españoles son poco aplicados a la hora de realizar las revisiones marcadas por los fabricantes de vehículos. Según datos del sector, solo el 20% acude a la cita con el taller cuando estipula la marca del coche.  Un error que pasa factura con el paso de los años y afecta, esencialmente, a la seguridad.

Antes de arrancar con la rutina, es recomendable hacer una revisión general del estado del vehículo. Los neumáticos son pieza clave y los más fáciles a la hora de encontrar algún problema relacionado con su estado.

La presión y el dibujo son las partes más importantes por vigilar: un desgaste del dibujo del neumático influye en frenadas y adherencia, especialmente en asfalto mojado. La vida útil de los neumáticos puede variar dependiendo del fabricante, aunque los expertos señalan los 40.000 kilómetros como la señal de stop para las ruedas de un vehículo.

Revisión coche después del verano
Luces y frenos, clave en el control

De los zapatos del coche a los ojos. Las luces son otro elemento clave en la seguridad, permiten ver en condiciones de baja luminosidad y, además, ser vistos. Un rápido chequeo por todas las luces del vehículo, intermitentes y antinieblas incluidos, permite añadir más seguridad al trayecto.

Tras comprobar el exterior, sin olvidar la carrocería con algún elemento flojo o inestable, la puesta a punto pasa al interior. Bajo el capó, el chequeo ha de pasar por el refrifgerante, líquido de frenos y aceite. Además, es necesario observar el nivel de agua del limpiaparabrisas para evitar sustos en pleno trayecto.

Vigilar ruidos extraños

El dicho popular «tiene que ir como la seda» es aplicable a la conducción: cualquier ruido extraño es sinónimo de problema. Un chirrido a la hora de frenar puede señalar que es hora de hacer una revisión y sustitución de los frenos, por ejemplo.

Durante las vacaciones, los vehículos suelen estar parados mucho tiempo y un componente que sufre es la batería. Además, ésta es una de las grandes protagonistas en la asistencia en carretera, ya que es la que más sustos y dolores de cabeza da a los conductores.

Comprueba que no da problemas al arrancar. A la hora del encendido, es conveniente mantener el motor al ralentí durante cinco o diez minutos. ¿Tienes dudas? Consulta a tu InterTaller de confianza.

Por último, antes de volver a la rutina es conveniente revisar el estado de los amortiguadores para sobrevivir a los desperfectos de las calzadas de las ciudades españolas. Para comprobar su estado solo es nnecesario presionar el capó hacia abajo y soltar. Si el coche oscila de forma anómala, puede estar indicándonos que no funcionan correctamente.

¿Pensando en poner tu coche a punto después del verano? ¡Buena idea! Encuentra tu taller InterTaller más cercano.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.