NOTICIA
27-11-2020

¿Cómo saber si el sistema de servofreno está averiado?

Aunque no lo sepamos, nuestro coche tiene una asistencia a la frenada para que a la hora de detener el coche no haga falta emplear tanta fuerza que vayamos a atravesar el chásis. Por lo tanto, un fallo en este sistema puede darnos un susto si al pisar el pedal no conseguimos el efecto deseado con el riesgo que implica para nuestra seguridad y la de los demás.

El mejor consejo es pasar las revisiones habituales en nuestro InterTaller de confianza para evitarnos ese susto.

El sistema de accionamiento es por vacío y en los vehículos diésel, el vacío lo produce un depresor montado en el árbol de levas e interiormente formado por unas paletas. En los vehículos de gasolina, la depresión la genera el propio colector de admisión, en el cual va incorporada una toma que comunica éste con el servofreno.

Síntomas de que algo no va bien

  • El pedal está muy duro. Ese es uno de las primeras señales que tenemos que percatarnos. Para detenerlo tendremos que apretar mucho más de lo normal. Esto se puede deber a la rotura de las paletas del depresor de freno ya que no se produce el vacío suficiente y se queda como un freno convencional. También puede ser porque se haya producido una rotura en la propia tubería de vacío. Una tercera causa estaría en una fractura en la válvula de retención a la entrada del servofreno.

    Por último, podría deberse a una cuarta rotura, en este caso de la membrana del servofreno: veremos cómo baja el nivel de líquido de frenos, que viene del interior de la bomba, impregna al sistema de membrana y provoca que se desintegre. Si el vehículo es gasolina, la avería puede venir por rotura de la tubería de vacío desde el colector de admisión al servofreno.
     
  • El pedal se endurece al frenar en marcha: con el coche parado, a ralentí, el pedal de freno esta suave y llega al fondo con facilidad. Sin embargo, se endurece y pierde efectividad al frenar en marcha. Este problema suele estar vinculado a un defecto en la válvula antirretorno del servofreno. Una vez más, deberás acudir al taller para que procedan a su sustitución.

    Si al pisar el pedal del freno varias veces y de forma consecutiva, este se va endureciendo, evidencia un fallo en la válvula antirretorno. Un servofreno en perfectas condiciones debe aguantar sin problemas al menos tres frenadas bruscas.
     
  • El coche frena tardealgunos modelos de servofreno están equipados con un filtro. Con el paso del tiempo este filtro puede obstruirse, provocando que el servofreno tarde más en actuar. Por supuesto este problema afecta a la frenada.

Llevar el coche a punto te evitará muchos quebraderos de cabeza y sorpresas en carretera. Practica un buen mantenimiento de tu vehículo confiando en los mejores profesionales. En InterTaller estamos a tu servicio para asegurar tu movilidad ¿Te ayudamos?

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.