NOTICIA
24-07-2020

Consejos para que los rayos del sol, la arena o la sal del mar no dañen la pintura de tu coche en verano

Con la llegada del verano, lo hacen también las altas temperaturas y, sobre todo, una exposición prolongada y excesiva de los vehículos a los rayos solares. Una exposición que se ha demostrado que daña la capa de pintura de la carrocería reduciendo su coloración año tras año.

A ello, se añaden en esta época otros elementos como el polvo, los insectos, las deposiciones de pájaros, además de otros que aparecen si viajamos a la playa (arena, el salitre del mar...) o a la montaña (resina, melaza de los árboles...).

Y es que la arena y el polvo, con el contacto y el roce, si están presentes en la carrocería, pueden rayar la superficie y dañarla con pequeñas marcas. Asimismo, los componentes de resinas y melazas atacan a la pintura de forma que pueden llegar a dejar manchas, en algunos casos irreversibles.

Lavado frecuente y otros consejos

En este sentido, y para combatir a estos grandes enemigos de la carrocería de los coches, es fundamental retirar todos estos elementos lo antes posible con un lavado periódico de la carrocería si se quiere mantener en buen estado la pintura del vehículo. 

Para ello, lo recomendable es apostar por el lavado a mano, usando productos específicos, que no dañen la pintura (champús para coches, bayetas de microfibra... evitando las horas centrales y el secado al sol.

Un lavado que podemos completar con un encerado (lo ideal es aplicarlo dos o tres veces al año) para proteger la carrocería al repeler el polvo y la arena evitando su fijación en el vehículo.

Además del lavado frecuente, podemos seguir otras recomendaciones para proteger la pintura de tu coche en verano. Probablemente sea demasiado obvio, pero siempre que sea posible aparca a la sombra, sobre todo si el coche va a estar estacionado mucho tiempo y durante las horas centrales del día. Es importante ir calculando el movimiento del sol, pues puede que en el momento del aparcamiento el coche esté resguardado pero que con las horas quede expuesto.

Cuando no sea posible aparcar a la sombra o a cubierto hay otras posibilidades. En el caso de que el coche vaya a estar varios días parado a la intemperie, puedes optar por una funda para el coche

De igual forma, para que la temperatura interior no sea muy elevada y acabe dañando los plasticos, la tapicería... y no convierta en un horno el habitáculo, usar un parasol consigue reducir bastantes grados la temperatura respecto a un coche que no lo tiene.

Cuida tu coche por dentro y por fuera y alargarás la vida de su mecánica y de su carrocería por más tiempo. Y si necesitas ayuda profesional: en InterTaller estamos para solucionar cualquier problema que surja en tu vehículo. Confía su cuidado a tu InterTaller de confianza ¡Encuentra el tuyo!

 

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.