NOTICIA
28-09-2020

Correa de distribución o cadena: Ventajas e inconvenientes

La correa y la cadena de distribución tienen la misión de sincronizar el funcionamiento de los componentes internos de un motor, sin embargo existen importantes diferencias entre ambas. No todos los coches montan el mismo sistema y hay que tener en cuenta una serie de consideraciones para su mantenimiento.

La correa de distribución es el elemento encargado de sincronizar la rotación del cigüeñal y la del árbol de levas. Su objetivo es permitir el cierre y la apertura de válvulas del motor durante el proceso de admisión y escape de cada cilindro. La cadena tiene la misma misión que la correa.

Es conveniente, por tanto, conocer qué sistema de distribución utiliza nuestro vehículo, ¿correa o cadena?. Para saber cuál lleva equipada debemos realizar una identificación visual de los componentes, estos serán los que indicarán realmente el sistema que incorpora. Si no tenemos ese conocimiento, lo más fácil es comprobar si en el libro de mantenimiento se especifica algo al respecto.

Diferencias

Saber si un coche llevaba cadena o correa de distribución era relativamente fácil hace unos años, porque los motores con cadena hacían muchísimo ruido y eran bastante caros. Con el paso de los años, los fabricantes introdujeron las correas de caucho para llevar a cabo la misma función, pero, eso sí, reduciendo los costes de fabricación y también el precio de venta.

Ahora las cadenas han vuelto a coger fuerza por la insonorización de los capós, así como por las altas prestaciones a las que se someten a los motores. Las marcas utilizan indistintamente uno y otro sistema.

Una pista para no volvernos locos mirando el motor e intentando escudriñar que llevamos es mirar el libro, como te comentamos, y si nos aconsejan el cambio por encima de los 200.000 kilómetros, es más que posible que llevemos una cadena.

Como siempre, es básico confiar en nuestro InterTaller para que nos digan cuándo hay que proceder a su sustitución, porque una rotura de la correa es una avería suficientemente importante como para tomarla muy muy en serio.

Atención a los ruidos

Hay que mencionar que los ruidos procedentes de la correa de distribución son muy fáciles de detectar. Se caracterizan por ser muy agudos y discontinuos, propios de la fricción entre piezas metálicas. Se pueden deber a una pérdida de tensión o su deterioro así como por una alineación de la polea.

Otro indicador de que puede haber un problema en la correa de distribución es si percibimos un humo excesivo expulsado por el escape o, más evidente, es que el motor vibre y el vehículo tiemble durante la conducción.

¡Si estas ante una de estas situaciones no tardes más en reservar una cita en un taller de la red de InterTaller!

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.