NOTICIA
23-09-2020

Cuando el alternador del coche falla, ¡cuidado!

El alternador es el elemento que se encarga de convertir la energía mecánica del motor en energía para sus sistemas eléctricos. Con un alternador estropeado la batería no se recargará, el coche podría no arrancar y muchos de sus sistemas, como pueden ser la iluminación o la climatización, no funcionarán.

Si miramos a los coches más actuales, la problemática puede ser aún mayor. En este caso, el alternador también está relacionado con todos los sistemas que dependen de la electrónica y que son multitud.

Eso quiere decir que cada vez más elementos demandan esa energía, así que es muy importante que el alternador esté en perfecto estado. Como siempre los profesionales del taller se encargan de eso.

¿Cómo vigilarlo?

Para saber si un alternador está fallando es necesario mirar al cuadro de instrumentos. Si se enciende una luz que indica “GEN” o “ALT” es evidente que está mal, pero también se puede encender una luz genérica de fallo.

Este primer aviso puede ser intermitente, y aparecer cuando activamos sistemas del coche que consumen mucha energía, como las luces o los limpiaparabrisas.

Si no tenemos ese indicador de que algo falla, precisamente esos sistemas, es decir, los "limpia" o las propias luces, que, recordamos, más energía gastan, pueden darnos pistas. Por ejemplo, que el elevalunas vaya más lento de lo normal, los faros iluminan menos o el propio limpiaparabrisas parece que está “cansado”.

No quiere decir que ocurra siempre, pero si pasa de cuando en cuando ya debe hacernos sospechar de que el alternador no está en su mejor momento. Si el deterioro es más grave, dejará de cargar la batería. También, se pueden desprender algunas piezas y, además, se escucharán unos chirridos o ruidos extraños.

Hay que destacar que, si se enciende el testigo de la batería en el cuadro de instrumentos, lo más recomendable es abrir el capó y mirar en primer lugar si la correa auxiliar o correa de accesorios sigue en su sitio o de lo contrario se ha roto y ese es el problema. Si no sabes dónde localizarla puedes pedir ayuda a tu InterTaller de confianza en caso de duda.

Durabilidad

Su longevidad puede ir de los 200.000 a los 400.000 kilómetros, aunque depende mucho del uso al que haya sido sometido. Otro de los elementos que puede fallar es el puente rectificador en el que sus diodos, por el paso del tiempo se degastan y no dejan pasar la energía suficiente para cargar la batería y alimentar los sistemas eléctricos del coche.

Y dos elementos más que deben comprobarse por los expertos son el rotor para evitar que haya fugas y el regulador de voltaje que, por el uso, puede llegar a quemarse.

En InterTaller trabajamos por tu seguridad. Busca tu taller de confianza más cercano y realiza las pertinentes revisiones del coche para evitar los contratiempos indeseados.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.