NOTICIA
04-06-2019

El cinturón de seguridad de tres puntos cumple 60 años

¿Qué dispositivo de seguridad pasiva de los vehículos lleva 60 años salvando más vidas que ningún otro? El cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje sigue siendo la base de la seguridad pasiva en el automóvil. Esta simple cinta ha salvado desde 1959 a nada menos que 6 millones de personas, a pesar de que a algunos (cada vez menos), aún les cueste usarlo.

Algunos por despiste, otros porque dicen que les resulta incómodo e incluso hay quien no lo usa porque cree que no sirve para nada. La realidad es que casi uno de cada tres fallecidos en accidentes de tráfico en España estaría vivo si lo hubiese llevado abrochado en el momento del siniestro.

No basta con abrochar el cinturón de seguridad, también se debe ajustar correctamente y, sobre todo, nunca se debe limitar su movimiento instalando pinzas o cualquier otro elemento ajeno a la propia instalación del cinturón de seguridad. Llevar el cinturón flojo, sujeto con una pinza o mal colocado hace que su eficacia se anule casi por completo. 

Y en el caso de los sistemas diseñados para embarazadas (que alejan la cinta ventral del abdomen y tiran de ella hacia abajo para mantenerla sobre las caderas), asegúrate de que estén homologados y sean de calidad.

¿Quién lo inventó?

El inventor del cinturón de seguridad de tres puntos fue Nils Ivar Bohlin. Este ingeniero llevaba años trabajando para la división aeronáutica de Saab, pero en 1958 llegó a Volvo y allí desarrolló su creación, inspirada en el cinturón de tres puntos para aviones que se había estrenado seis años antes. Así, apenas un año después de ser contratado, Bohlin presentó a sus jefes la idea, registrándose la patente número 3.043.625. Acababa de nacer el cinturón de seguridad de tres puntos de anclaje. 

Aunque los ensayos se realizaron con varios modelos, el primer automóvil en equipar de serie los cinturones de 3 puntos de anclaje fue el Volvo 122, conocido popularmente como Amazon, y desde entonces, el fabricante sueco pasó a ser considerada como la marca de los automóviles más seguros del mundo. No en vano, en 1963, cuatro años después de su creación, Volvo los incorporaba ya de serie en todos sus modelos.

Antes de 1959 ya existían los cinturones de seguridad, pero su efectividad era más psicológica que real. La mayoría de ellos eran ventrales (como los de los aviones, que sólo sujetan el abdomen) o diagonales (como si al cinturón de nuestro coche le quitásemos la banda que nos pasa por la cadera). Así, frente a los cinturones de dos puntos, que simplemente cubrían el pecho, el de tres permite una mejor sujeción en el abdomen. 

Aunque en esencia apenas ha cambiado desde que  Bohlin lo inventase en 1959, el cinturón de seguridad ha evolucionado mucho en estas seis décadas. Así, desde los primeros modelos, con la cinta ajustable manualmente, que limitaban en exceso los movimientos, a los más modernos cinturones inteligentes, que se tensan y destensan de manera automática ante determinadas situaciones, hay un abismo en seguridad. 

Sin embargo, el concepto es siempre el mismo: vayas al volante o de pasajero utiliza SIEMPRE el cinturón. Es por tu seguridad. Y recuerda, si notas algún fallo en el cinturón, haz que lo revisen en cualquier Intertaller si no quieres suspender en seguridad… y en la ITV.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.