NOTICIA
23-06-2020

El verano ya está aquí: los básicos a revisar en tu coche para que nada interrumpa tu viaje

Nada dura eternamente y el estado de alarma no iba a ser una excepción. Con lo peor de la pandemia superado, ya nos podemos mover con normalidad por todo el territorio nacional, incluso, más allá de nuestras fronteras (para ir a Portugal habrá que esperar un poco más).

A pesar de que algunos conductores no tengan previsto ir de vacaciones este año, lo que muchos no dejarán de hacer es viajes por carretera, ya sea para 'escapadas' para visitar a amigos o familiares o para hacer algo de turismo.

Para todos ellos, vayas a hacer trayectos largos o no, es fundamental que tu vehículo esté en buen estado y más en verano. No en vano, con la llegada de las altas temperaturas, tu vehículo debe estar preparado para las exigencias propias de esta estación.

Los básicos del mantenimiento en verano

En este sentido, no está de más que tengas en cuenta qué elementos de tu coche son los 'básicos' a revisar de cara a afrontar el verano sin problemas cuando salgas a la carretera...

Vigila la batería

Las temperaturas extremas (frío y calor) sumadas la inactividad son caldo de cultivo para que la batería falle en el momento más inesperado (e inoportuno).

Si notas alguna señal (al arrancar, al activar el elevalunas, 'guiños' en las luces), acude a tu taller de confianza para que un profesional compruebe la carga y, si fuera necesario, sustituya la batería antes de que te quedes tirad@ en la carretera.

No pierdas de vista los neumáticos

Las altas temperaturas y la inactividad tienen también un efecto negativo en los neumáticos, por lo que especialmente en esta época es muy importante que la presión sea la adecuada. 

Y es que un aumento o disminución de la presión requerida puede traer nefastas consecuencias al circular. Para evitarlo, comprueba a menudo la presión y pon la recomendada por el fabricante teniendo en cuenta ti vas a llevar (o no) mucha carga.

Cuidado con los niveles...

Revisar regularmente los niveles de líquidos del vehículo es aún más importante en verano. En este sentido, son claves el aceite lubricante y el refrigerante para que el motor funcione a la temperatura adecuada y evitemos riesgos. 

Comprobar el nivel de ambos es sencillo y, en caso de que notemos un nivel bajo, repondremos sólo con el fluido recomendando por el fabricante.

En cuanto a su sustitucion, tanto el aceite como el líquido refrigerante podría ser suficiente con hacerlo una vez al año. No obstante, debemos tener en cuenta el kilometraje que realicemos y consultar el libro de mantenimiento de nuestro coche por si ese cambio debe hacerse antes de que se cumpla el año.

Recuerda: tu coche también incorpora otros líquidos como el de frenos o el del limpiaparabrisas, que también conviene revisar.

...Y no olvides frenos y amortiguadores

Junto con los neumáticos, frenos y amortiguadores forman el 'triángulo de seguridad' de tu coche, por lo que, de cara a los desplazamientos de verano, es fundamental que revises en tu taller de confianza el estado tanto de pastillas y discos como de amortiguadores, muelles de suspensión...

Ten en cuenta que ante cualquier imprevisto en la calzada, estos sistemas deben responder de forma eficaz sin poner en riesgo tu seguridad, ni la del resto de usuarios de la vía. 

¿Sólo confort o algo más?

Por último, en tu revisión para poner a punto tu coche para el verano, no debe faltar el mantenimiento del sistema de aire acondicionado. Y no sólo por confort. Recuerda que conducir por encima de 30ºC en el habitáculo, aumenta en un 20% el riesgo de sufrir un accidente al aumentar la somnolencia y la fatiga y disminuir la concentración al volante. Por eso... 

Optimiza el aire acondicionado

Procura que funciona correctamente (¿es necesaria una recarga del gas?) y úsalo de forma eficiente, ya que su utilización en verano es ineludible. Así, recuerda no ponerlo al máximo nada más arrancar para evitar que sufran elementos como el condensador o el ventilador. 

De este modo, evita en lo posible aparcar a pleno sol (a cubierto o a la sombra) y en su defecto usa un parasol, que permite que disminuya la temperatura del coche. Además, evitará que al montarnos los asientos delanteros y el volante quemen.

Al ir a coger el coche, tómate unos minutos para airear el vehículo (abrir las puertas será suficiente) antes de montarnos. Y ya en marcha, enciende el sistema. En poco tiempo cogerá la temperatura óptima sin forzar su funcionamiento.

Y ante cualquier duda, acude a tu InterTaller de confianza. Allí, sus profesionales durán respuesta a cualquier necesidad que surja en el mantenimiento de tu coche... para que nada te detenga este verano ¿Quieres pedir cita en tu InterTaller más cercano?

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.