NOTICIA
02-06-2020

¿Influyen las bujías en el rendimiento, el ahorro de combustible y la disminución de emisiones de tu coche?

Las bujías son un elemento clave para el correcto funcionamiento de cualquier coche con motor de gasolina (los diésel no las llevan). Sin ellas no se podría producir la explosión de la mezcla de gasolina y aire en el interior de las cámaras de combustión.

Sin embargo, su papel va más allá como recuerdan desde ‘Elige calidad, elige confianza’ (ECEC), iniciativa formada por algunas de las principales compañías de componentes de automoción.

No en vano, la bujía desempeña un papel importante en el rendimiento, en el ahorro de combustible y en el nivel de emisiones de los vehículos. Y es que solo una bujía que genera un encendido eficiente garantiza una elevada potencia y bajas emisiones.

La bujía tiene que inflamar la mezcla aire-combustible con una chispa eléctrica existente en la cámara de combustión del motor de gasolina, de forma fiable, en el momento exacto y miles de veces por minuto.

Para ello, la bujía tiene que garantizar un arranque seguro en frío, ha de trabajar sin fallos durante toda su vida útil y no debe sobrecalentarse, ni siquiera, tras largo tiempo de funcionamiento a plena carga.

¿Cuándo cambio las bujías de mi coche de gasolina?

Las bujías tienen una vida limitada, si bien su duración puede variar desde los 20.000 km o 30.000 km de las bujías con núcleo de cobre a los 120.000 km o 160.000 km de las modernas bujías con núcleos de platino o iridio.

De este modo, la respuesta a la pregunta está en el manual de usuario de tu coche, donde podrás encontrar el intervalo recomendado de reemplazo para las bujías.

Ten en cuenta que el extremo inferior de la bujía está en la propia cámara de combustión, y está sometido a altísimas temperaturas y presiones de forma constante, por lo que su desgaste es inevitable.

¿Y qué pasa si no las cambio cuando toca?

Al igual que ocurre si alargas más de la cuenta otras operaciones de mantenimiento, corres un mayor riesgo de quedarte tirado, o provocar una avería más importante.

En el "mejor" de los casos, una bujía con una punta de encendido demasiado desgastada provocará interrupciones en el encendido, que serán percibidas como vibraciones o un ralentí irregular.

En caso de fallo completo de la bujía lo más posible es que el testigo de fallo motor se encienda y el cilindro en el que está montada la bujía deje de funcionar. Y si un motor de cuatro cilindros pasa a funcionar con tres, no sólo sonará mucho peor, y dará tirones y sacudidas: su comportamiento claramente defectuoso, el ralentí puede ser irregular y en algunos casos el coche podría tener problemas para arrancar.

La sustitución de las bujías, una tarea sencilla y poco costosa, ataja de raíz todos estos problemas. No obstante, podemos no tener estos síntomas y seguir usando unas bujías cuya vida útil ha quedado muy atrás. Si lo hacemos, nos exponemos a que el aislante cerámico del propio electrodo central se rompa, o el propio electrodo de masa se parta.

Y entonces tendremos un problema más serio, porque esos trozos de cerámica o metal caerán a la cámara de combustión. Si un trozo de bujía se desprende, rayará las paredes de la cámara de combustión y puede romper los segmentos del pistón. Incluso podría afectar a las válvulas y a la propia cabeza del pistón, provocando una avería mucho más cara.

Revisar periódicamente tu coche en tu InterTaller de Confianza garantiza el buen funcionamiento y la sustitución adecuada de sus componentes ¡Encuentra tu InterTaller más cercano!

 

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.