NOTICIA
26-02-2019

Los 2 puntos clave del mantenimiento preventivo

No todos los mantenimientos del coche deben ser reactivos, es decir, no siempre hay que ir al taller para solucionar un problema que ya se ha dado. El secreto de la mayoría de coches sanos es un mantenimiento preventivo gracias al que se pueden evitar muchas averías.

¿En qué consiste el mantenimiento preventivo? Básicamente se trata de dos cosas:

  • Estar alerta y vigilar y revisar algunos de los componentes del coche de forma activa y frecuente

  • Hacer caso de los plazos marcados por el fabricante o nuestro taller de confianza a la hora de cambiar, reponer o sustituir determinados componentes

Vamos a verlo con un ejemplo práctico y sencillo: el aceite.  ¿En qué consistiría el mantenimiento del aceite del coche?

  • Por un lado, el automovilista debe vigilar el nivel de aceite con frecuencia y siempre antes de un viaje. De este modo, podemos detectar si hay que reponer aceite y, si esto sucede muy a menudo, tal vez podemos sospechar de una fuga antes de que pase a mayores.
  • Por otro lado, en una determinada fecha o kilometraje el automovilista debe llevar el coche a su InterTaller de confianza para sustituir el aceite, ya que con el tiempo o los kilómetros recorridos el aceite pierde sus propiedades.

Con esto conseguimos que el aceite del coche esté en plena forma y detectaremos las incidencias antes de que deriven en problemas mayores. ¡Todo son ventajas!

Pues bien, la actitud del mantenimiento preventivo debe ser integral con todos los componentes del coche; especialmente con aquellos más sensibles al paso del tiempo o al uso del coche (el kilometraje) como los frenos, los líquidos, los frenos, los amortiguadores, los neumáticos…

Como siempre decimos, lo mejor para el mantenimiento preventivo es programar una cita anual con el taller, pero esto por sí solo no es suficiente.

Como automovilistas, debemos ser conscientes de que estamos al mando de máquinas (los coches) y debemos asegurarnos de que las máquinas funcionarán correctamente.

Por esta razón, hay que comprobar y chequear puntos de seguridad durante todo el año, al margen de la visita al taller. Eso incluye revisar los líquidos, comprobar los frenos o las luces, verificar el desgaste de los neumáticos y otras pequeñas operaciones que os conviene ser capaces de realizar.

¿Dispuesto a practicar el mantenimiento preventivo? Empieza hoy mismo. Y no olvides pedir cita en tu InterTaller de confianza para la revisión anual del coche.

Imagen portada noticia
En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.