NOTICIA
28-04-2020

Los conductores y el uso del coche durante el estado de alarma: excusa, mantenimiento...

La movilidad de la población se ha visto reducida al mínimo imprescindible desde que se decretó el estado de alarma en España el 14 de marzo por la pandemia del nuevo coronavirus.

Desde ese momento, sólo en unos pocos supuestos se permite la circulación por la vía púbica: la adquisición de productos de primera necesidad; la asistencia a centros médicos o sanitarios; traslados de ida y vuelta a centros de trabajo para aquellas personas que no puedan trabajar desde su domicilio (teletrabajo); o la asistencia y cuidado de mayores o personas dependientes.

Asimismo, se permiten los desplazamientos a bancos o entidades aseguradoras, el repostaje de combustible en los vehículos y, por último, otras causas de fuerza mayor que sean debidamente justificadas. Y siempre, mejor sin acompañantes y, en todo caso, con un máximo de un ocupante por fila de asientos.

El coche como excusa

Sin embargo, no todos los conductores lo han cumplido. Así se desprende al menos de un estudio del Race que desvela que un 6% de los conductores afirma haber usado su vehículo para otros motivos no descritos específicamente en Real Decreto del Estado de Alarma.

Además, un 3,5% afirma haber cogido su vehículo como ‘excusa’, sin ninguna necesidad real, algo que proyectado al censo de conductores en España significa que más de 900.000 personas han conducido en algún momento saltándose el confinamiento.

La tercera oleada del Observatorio de Conductores del Race, centrada en el uso del vehículo durante la crisis del coronavirus y en las previsiones para cuando se levante el estado de alarma, destaca que el 70% de los encuestados afirma haber tenido que conducir durante el confinamiento en algún momento.

Entre ellos, el motivo más recurrente ha sido para hacer la compra (83%), muy por delante de otros motivos, como ir a la gasolinera (53%), trabajar o ir a la farmacia (39% ambas), o ir a casa de familiares mayores o dependientes (22%).

Mantenimiento del vehículo durante la cuarentena

Por otro lado, un 20,6% afirma que no ha realizado ninguna operación relacionada con el mantenimiento o la revisión del vehículo desde que arrancó la cuarentena por la COVID-19.

En este sentido, un 3,5% ha sufrido alguna incidencia durante sus desplazamientos. De ellos, la mitad ha necesitado de la ayuda de asistencia en carretera.

No obstante, muchos conductores sí han prestado atención a su vehículo en este periodo. Así, un 43% ha comprobado el estado de la batería y aproximadamente uno de cada cinco han revisado la presión de los neumáticos.

Viajes cancelados

Por otra parte, más de la mitad de los encuestados (el 55,5%) han tenido que cancelar un viaje por carretera. Entre ellos, más de la mitad han sido desplazamientos de fin de semana, pero también vacaciones largas (32%), viajes de trabajo (17,5%) y reuniones y acontecimientos familiares (bodas, bautizos, etc,) con un 14,5%.

En esta situación, sólo un tercio se ha planteado qué va a hacer durante las vacaciones de verano, destacando sobremanera las opciones de pasarlo en su segunda residencia (34,4%) y aquellos que, pese a no haberlo reservado aún, pasarán el periodo estival en algún lugar de España.

¿Y después del estado de alarma?

En cuanto al uso del coche tras el estado de alarma, el 20% de los encuestados que iba al trabajo en transporte público cambiará a la movilidad privada cuando todo esto haya acabado, mientras que todos los que lo hacían antes de la crisis lo seguirán haciendo después.

Asimismo, el 25% de los conductores habituales que se desplazaban andando al trabajo también usarán su coche para sus desplazamientos laborales desde que se acabe el confinamiento.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.