NOTICIA
06-03-2020

¿Sabes qué es la válvula EGR y cómo evitar que sufra averías?

Muchos conductores sólo habrán conocido la existencia de la válvula EGR tras sufrir una avería que haya tenido que ser resuelta en el taller. Esta pieza ha ido ganando popularidad en la mecánica del automóvil, especialmente desde los años 90. Se trata de un elemento estrechamente relacionado con los gases del motor.

¿Para qué sirve la válvula EGR?

La válvula EGR (Exhaust Gas Recirculation, es decir, válvula de la recirculación de gases de escape) está situada entre el colector de admisión y el colector de escape, comunicando ambos elementos, y su misión es reducir las altas temperaturas en la cámara de combustión, y al conseguirse esto, también se reducen los óxidos de nitrógeno (NOx).

Esto lo consigue al recircular los gases de escape hacia la admisión. Es decir, reintroduce el humo de la combustión del motor en los cilindros. Al entrar menos cantidad de aire con oxígeno, la explosión es menor y se generan menos gases tóxicos.

Esta válvula se abre o se cierra dependiendo de los datos recogidos del motor y la aceleración a través de varios sensores. Estos pasan a la centralita del motor (ECU), que los analiza para hacer que la válvula EGR se abra o se cierre.

Al principio, la válvula EGR se destinaba principalmente a los motores diésel, aunque cada vez más coches de gasolina incorporan también este elemento. Los motores diésel suelen montar válvulas EGR de mayor tamaño que los de gasolina. 

El mantenimiento, fundamental

Cada vez se aprueban más normativas que obligan a que los coches tengan válvula EGR, e incluso que haya un testigo en el cuadro de mandos que avise de su correcto funcionamiento. Y es que mantener esta válvula en perfecto estado es fundamental, ya que puede provocar averías en el motor y otras piezas (cigüeñal, cojinetes...).

¿Y cómo prevenir que se averíe? Evita circular a bajos regímenes de motor y en velocidades largas, ya que perjudica su funcionamiento, pues hacemos que pasen por la válvula gases de escape con demasiadas partículas de forma continuada.

Una buena limpieza de la admisión y del sistema de alimentación ayuda al cuidado de la EGR. Así, además de un buen mantenimiento de tu vehículo, ten cuidado con los combustibles de escasa calidad, sobre todo, si son diésel.

Y es que, la válvula EGR fallará si se ensucia de carbonilla, que acabará por obstruirla. Si esto pasa, el coche emitirá gases muy nocivos y te darás cuenta porque notarás pérdida de potencia en el motor, tirones y aumento del consumo de combustible.

Recuerda: un buen mantenimiento reduce el riesgo de carbonilla y otros depósitos en el motor que acaben reduciendo su vida útil y provoquen averías. Confía en InterTaller para cuidar de tu automóvil ¡Encuentra tu InterTaller más cercano y pide cita!

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.