NOTICIA
19-06-2020

¿Sabes sacar el máximo partido al aire acondicionado de tu coche? Trucos para cuando aprieta el calor

A las puertas del verano —y del fin del estado de alarma—, el calor empieza ya a apretar y la movilidad vuelve a estar permitida entre comunidades autónomas.

Este regreso a cierta normalidad vendrá, probablemente, acompañado de más viajes por carretera por lo que es importante que nuestro vehículo esté en buen estado para circular más seguros. 

En este sentido, uno de los elementos de confort más apreciados en un automóvil, el aire acondicionado, no sólo debe funcionar correctamente (no podemos olvidarlo en nuestra revisión prevacacional).

También hay que saber utilizarlo convenientemente para conseguir su máximo rendimiento contra el calor del verano y también por seguridad. 

Sí, también de seguridad, porque no es lo mismo realizar un viaje con exceso de calor en el vehículo, que hacerlo a la temperatura apropiada: según varios estudios, con una temperatura de 30ºC en el coche, los errores de conducción aumentan un 20%, al afecta a nuestra concentración. Además, el propio vehículo actúa de acumulador por lo que la temperatura puede llegar a ser hasta 20ºC más alta que en el exterior.

Cómo usar correctamente el aire acondicionado del coche

De este modo, resulta necesario conocer cuál es la temperatura ideal que debemos elegir, así como seguir algunos consejos para hacer un uso correcto de todos los elementos del sistema de climatización o del aire acondicionado.

¿Qué hago al iniciar el viaje?

La primera tentación es encender el aire acondicionado a su máxima potencia en cuanto subimos al coche, pero debemos evitarlo ¿Por qué? Porque podemos dañar los componentes del sistema, especialmente el condensador y el ventilador. Así, conviene ventilar el habitáculo durante unos instantes abriendo las ventanillas antes de arrancar, y luego poner en marcha el ventilador a baja velocidad los primeros minutos iniciada la marcha.

Si bien notaremos que el aire sale algo caliente al principio, en cuanto el sistema esté preparado y comience a salir aire algo fresco, podremos aumentar la velocidad del caudal de aire para que alcancemos la temperatura deseada lo antes posible. Una vez conseguida, iremos regulando la velocidad del ventilador hasta que la temperatura idónea se mantenga con la menor velocidad posible.

¿Cuál es la temperatura ideal?

Una vez está listo el sistema es fácil que seleccionemos una temperatura errónea para los viajes, buscando un excesivo frescor ¿Lo ideal? Circular entre 22 y 24ºC para desplazamientos largos: conviene moverse en esa franja según el número de ocupantes y la percepción térmica de todos, pues cada persona tiene su propia temperatura corporal.

En este margen se evitarán resfriados, pues viajar con los grados inadecuados puede provocar una diferencia excesiva entre la temperatura del interior del coche y la que notaremos cuando bajemos.

¿Hacia dónde dirijo el caudal de aire?

Otra tentación (y otro error) es dirigir el chorro del aire directamente hacia nosotros, especialmente a la cara. Los expertos recuerdan que no debemos orientar el aire directamente hacia el rostro o el cuello. Incluso podemos hacerse extensiva la restricción a cualquier parte del cuerpo. Bacterias, gérmenes, virus... acechan.

Teniendo en cuenta que el aire frío es más pesado que el caliente, lo recomendable es dirigir hacia arriba las rejillas centrales. Esto provocará el movimiento continuo del aire por convección en el habitáculo. Las salidas laterales pueden dirigirse hacia las ventanillas para minimizar la temperatura que pueden alcanzar los cristales cuando el sol incide sobre ellos.

¿Qué pasa con la humedad relativa?

Si no la tienes en cuenta, apunta otro error. Es la gran olvidada a la hora de disfrutar del aire acondicionado. La franja recomendada para el cuerpo humano se sitúa entre el 40 y el 70%.

Si el sistema de refrigeración funciona correctamente y tiene el mantenimiento adecuado, trabajará con las cifras indicadas. Igualmente, también hay que tener en cuenta que estos sistemas de climatización suelen resecar el ambiente en nuestro coche.

No solo es comodidad…

Si piensas que el aire acondicionado es solo cuestión de comodidad, vuelves a estar equivocado. Circular con una temperatura agradable en el habitáculo es algo que no solo nos hace los viajes más llevaderos: también desempeña su papel en nuestra seguridad al volante.

No en vano, el sistema de aire acondicionado evita la fatiga, pues el cansancio se agudiza si pasamos calor realizando un desplazamiento, y la peligrosidad aumenta al mismo tiempo que su duración.

De igual forma, conviene hidratarse bien, aunque vayamos frescos en el coche. Y antes de pornerte en marcha, revisa tu coche para tu seguridad. En InterTaller encontrarás los profesionales que necesitas ¡Encuentra tu InterTaller más cercano!

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.