NOTICIA
14-09-2020

Síntomas de agotamiento de la caja de cambios. En esto hay que fijarse

La caja de cambios es una de las claves del vehículo y de las piezas más complicadas de su interior. Un fallo en uno de sus componentes supone un importante contratiempo para el conductor y puede, incluso, dejar en el dique seco al vehículo.

Gracias a un conjunto de engranajes colocados milimétricamente, la caja de cambios permite trasladar el funcionamiento del motor a las ruedas y que éstas se muevan. Un movimiento armonizado que para que todo ocurra sin problemas ha de estar en perfecto estado y eso pasa por, esencialmente, una buena limpieza y lubricación para evitar roces y desgaste.

Todos los vehículos cuentan con una caja de cambios, solo hay una gran diferencia: caja de cambios manual o automática. Sin embargo, los síntomas de que algo va mal son los mismos. Si observas alguno de ellos, para el motor y acude a tu taller de InterTaller más cercano:

  • Si el ruido es un chirrido al cambiar de velocidad es más que probable que tengas que realizar una visita a tu mecánico. Este síntoma puede ser debido a la falta de lubricación o quizá se produzca por un desajuste del montaje o piezas rotas.
  • El cambio no entra. Es muy frecuente verlo en las cajas de cambio manuales al pisar el pedal de embrague para cambiar de marcha. Quizá haya un desajuste en los cables de los cambios por la falta de líquido de la transmisión.
  • Ruidos extraños. Si el vehículo emite algún ruido extraño en punto muerto es signo de alerta. Esta aparición puede ser un síntoma de un escaso nivel del líquido de transmisión.
  • Enganchones al cambiar. Si el cambio de marcha no es suave y se producen enganchones, algo no va bien. Si a la hora de pisar el pedal del embrague éste se queda enganchado, es probable que exista algún problema en los discos.

Problemas en los cambios automáticos

Los problemas de la caja de cambios no son exclusivos de los vehículos con cambio manual, sino que también suelen aparecer en los automáticos, pero los síntomas son distintos:

  • Saltos en los cambios. Si al insertar una marcha ésta vuelve a punto muerto, es un síntoma de alerta para acudir al taller. El problema pueden ser los elementos de guía, las horquillas, que haya tornillos sueltos o incluso un nivel bajo del aceite.

No obstante, hay síntomas que son característicos de todos los vehículos y sus cambios.. Si se detecta olor a aceite quemado es probable que la transmisión esté sobrecalentándose, algo que no es buen síntoma. Para ello es necesario controlar los niveles o cambiar el aceite, ya que puede que no sea el correcto para los engranajes.

Si has notado alguno de estos síntomas en tu vehículo a la hora de cambiar de marchas, pide cita en tu taller de InterTaller para revisar el estado de tu caja de cambios.

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.