NOTICIA
30-07-2020

Trucos útiles para ahorrar combustible cuando viajes por carretera este verano

Todo conductor o conductora vamos adquiriendo hábitos y vicios según pasan los años y los kilómetros al volante. Muchos nos generan confianza, pero hay otros que pueden llegar a provocar averías en nuestro coche y otros nos suponen un consumo extra que notamos cuando tenemos que pasar por la gasolinera.

Trucos útiles para ahorrar combustible

En este último caso, y si hacemos el cálculo a final de año, nos podemos llevar una buena sorpresa. Por eso, es importante que evites en lo posible esos malos hábitos para darles la vuelta y ahorrar combustible, algo que te agradecerá tu bolsillo y el medioambiente. 

Planifica tus viajes

Si sabes que saliendo de casa un poco antes te ahorrarás atascos, hazlo: la cartera lo agradecerá. Alargar 10 minutos un viaje de una hora aumenta el gasto un 14%. En escapadas o viajes largos ten clara la ruta y usa el navegador o el móvil si tienes dudas. Eso sí, no lo manipules mientras conduces.

Reposta tempranito

¿Sabías que el volumen aumenta con el calor? Por eso repostar cuando la gasolina está a menos temperatura, es decir, a primera hora de la mañana, hará que por el mismo precio llenes algo más el depósito que si lo haces a mediodía con 38ºC a la sombra.

Mejor llena el depósito, pero...

Si tienes que desplazarte hasta la gasolinera porque no te pilla nunca de camino, llena siempre el depósito. Evitarás viajes y por tanto ahorrarás. En caso contrario, siempre tienes una gasolinera a mano, lo mejor es mantener el depósito hacia la mitad. Así no acarrearás esos litros/kilos de más, con lo que gastarás menos combustible.

Cada gota cuenta

Mantener apretado unos segundos la maneta del surtidor con el tubo dentro del depósito incluso aunque ya hayan saltado los litros que habías fijado previamente, es una buena idea. Cierta cantidad de carburante siempre se queda en el grifo y la manguera. Son muchos litros al año los que puedes ahorrar girando el grifo o levantando un poco la manguera para que ese contenido no se quede ahí.

Busca los mejores precios

Y cuando hablamos de plantificar también incluye dónde repostar. Existen muchas aplicaciones que comparan los precios de las gasolineras por zonas geográficas y carburantes. Asimismo, en la web del Ministerio de Economía puedes encontrar acceso a los precios actualizados de las gasolineras.

Practica un buen mantenimiento

Es fundamental para que tu coche sea lo más eficiente posible. Tu coche lo notará especialmente si los filtros (aire, aceite, combustible...) así como el aceite están en buen estado. En general, un buen funcionamiento de todo el sistema asegura unos niveles de eficiencia próximos a los que tenía cuando salió de fábrica.

Tus ruedas te “roban”

Y lo del buen mantenimiento también va por las ruedas. Porque sí, los neumáticos 'tragan' combustible si tú los dejas, simplemente no ocupándote de revisar su presión. De los neumáticos depende hasta el 20% del gasto total del combustible de un coche. Si la rueda va baja, la superficie de contacto aumenta y el motor debe trabajar más. Una presión de 0,5 bares inferior a la correcta hace que el consumo crezca hasta un 4% en carretera.

Neumáticos “verdes”

Y ya que estamos con las ruedas, si haces muchos kilómetros al año, puede compensarte comprar neumáticos de baja resistencia a la rodadura. Casi todas las marcas los tienen, siendo posible ahorrar entre 0,1 y 0,2 litros a los cien kilómetros. Pregunta en tu taller por la calificación en la etiqueta del neumático que te estén ofreciendo: si es 'A', mejor. 

Cuidado con la carga...

¿Cuántas cosas puedes encontrar en tu coche que no son realmente necesarias? Y no estamos hablando de herramientas, linterna, botiquín... si no de esas cosas que se acumulan y van sumando peso. Por cada 100 kg de peso el gasto crece un 6%, así que cuidado con  las maletas y demás equipaje.

... Y si puedes, evita la baca

Si necesitas llevar cofre o barras de techo para llevar objetos, ya sabes que eso va a afectar a la aerodinámica y por tanto al gasto. Por eso, debes desmontarlo en cuanto puedas y no montarlo hasta que lo necesites de nuevo. Si no,  tu consumo crecerá hasta un 10%. 

Presta atención al arrancar

La mayoría entra, arranca el coche y luego quita el parasol, se pone el cinturón, las gafas de sol, ajusta el asiento... Un error porque se pierden unos momentos preciosos en los que se gasta carburante. Lo suyo es arrancar y salir en los motores a gasolina. En cambio, en los diésel sí es preferible esperar unos segundos. Por otro lado, apaga siempre el motor si vas a estar parado más de dos minutos: si no gastas más de lo que ahorras en un nuevo arranque.

Evita frenadas y acelerones

Una conducción fluida —a velocidad sostenida—, acelerando sólo lo necesario sin acelerones ni frenadas, puede hacerte ahorrar más combustible que casi ningún otro truco. Con una conducción así podrías llegar a mejorar hasta un 30% tus consumos. Además, lograrás otro ahorro añadido, desgastarás mucho menos los frenos.

Velocidad uniforme

Siempre que puedas manten la velocidad lo más uniforme posible. Si tu coche tiene control de crucero es buena idea usarlo en viajes largos con poca montaña y curvas. Y cambia de marcha cuando toca: en general, el cambio debe hacerse a entre 1.500 y 2.500 revoluciones por minuto (rpm) en los diésel y a entre 2.000 y 2.500 rpm en los de gasolina.

Los grados justos

En marcha, circula a una temperatura razonable: entre 21 y 23ºC. En ciudad puedes ventilar mejor con las ventanillas abiertas, pero en carretera el 'efecto vela' te frenará mucho y es preferible el gasto en combustible del sistema de aire acondicionado. Recuerda poner el sistema en recirculación, para aprovechar el aire fresco ya creado y abrir un poco alguna ventanilla cada media hora para que se renueve.

Y, mejor, aparca a la sombra

En verano, aparca a la sombra siempre que puedas para evitar esfuerzos al aire acondicionado. Pon todos los parasoles que tengas, lo que también puede reducir la temperatura interior en varios grados. Un truco muy efectivo es abrir las puertas de un lado y “abanicar” con energía con una del lado contrario diez veces y luego al contrario.

Y hablando de hábitos, si eres de los que suele apurar el depósito de combustible del coche, quizás no lo sepas pero estás perjudicando a tu vehículo… y arriesgándote a que la próxima vez la jugada no salga bien

Una conducción eficiente y un buen mantenimiento aseguran un consumo óptimo de carburante. Revisa periódicamente tu coche y ahorrarás en carburante, en costosas averías... Confía en los profesionales de InterTaller el cuidado de tu vehículo ¿Necesitas que te ayudemos?

En Intertaller se hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Puede cambiar la configuración u obtener más información sobre nuestra política de cookies aquí.